Posts idioma original

Posts idioma original


Tomar conciencia de uno mismo. Parte II

¿Descansar en vacaciones? Todo menos su mente.
He vivido por quince años en un pequeño pueblo turístico. El entorno es muy agradable y tiene muchos rincones desde los que se pueden admirar vistas espectaculares. Cada año miles de turistas invaden el pueblo para sus vacaciones. Es bastante curioso observar el comportamiento de la gente. Muchos no desconectan, están nerviosos y molestos, otros ponen la mente en piloto automático y parecen zombies. También los hay que solo conocen la playa y el supermercado.
¿Qué tipo de turista es usted?
La mente es un aliado poderoso, pero puede transformarse en un enemigo acérrimo si se cree el amo. Irse de vacaciones puede ser una buena oportunidad para enseñarle a obedecer.
Si usted está por salir de vacaciones, tenga en cuenta estos consejos:
1.       Prepare todo con tiempo. Su mente intentará irse hacia el futuro, a la playa o a la montaña. Hágase una lista de lo que tiene que hacer antes de partir y oblíguese a hacerlo paso a paso.
2.       Si va a conducir, conduzca. Disfrute del camino, deténgase a comer o a beber algo. No es necesario apurarse. Si se aburre, cante, cuente chistes o busque inspiración en el paisaje.
3.       Cuando llegue reconozca el sitio al que ha ido. De una larga caminata, inspire profundamente, huela (cada sitio tiene su olor particular). Observe y contemple antes de usar la cámara fotográfica. Usted posee en sus ojos una inmejorable en 2D.
4.       Planee cada día con cuidado y ejecute sus planes paso a paso. Esto no quiere decir que no pueda cambiar sobre la marcha. Simplemente mantenga su mente ocupada en lo que está haciendo. De lo contrario comenzará a pensar en los días que le quedan, en que debe volver al trabajo, en el dinero que se está gastando… En la vuelta de los chicos al cole…
5.       Evite la rutina. Busque sitios nuevos que visitar, actividades por hacer, comidas que probar. Aunque usted esté de vacaciones la mente necesita estar activa. Si entra en piloto automático, comenzará a tener pensamientos negativos. ¡Saque un conejo de la chistera cada día!
6.       Cuando le toque volver repita los pasos 1,2 y 3. Sí, su casa también tiene un aroma particular y entrañable. Reconózcala. Es su casa, allí hay una parte de usted. No permita que su mente lo lleve al día después en que debe volver a trabajar. ¡Ya llegará, aunque usted no piense en él!
7.       Agradezca lo que ha disfrutado, que todo ha salido bien. Acuéstese con esos pensamientos y verá que se levantará de buen humor.
Estos sencillos consejos pueden aplicarse incluso si usted no se va de vacaciones. ¿Conoce el síndrome del domingo por la tarde?
Yo sí. Lo he padecido durante muchos años.
Cometemos el error de creer que descansar es inmovilidad total. Sin embargo, la mente no tiene punto muerto. Tiene marcha adelante, retroceso y piloto automático. Se puede reducir su velocidad, pero no detenerla.
Cuando yo estudiaba los métodos de Control Mental, era lo que hacíamos: obligar a la mente a concentrarse en un punto, instarla a relajarse y darle una serie de tareas agradables. De esa manera se llegaba al estado alfa en que el cerebro está a punto de dormir, sin dormir. Pero el cerebro no se detiene y la mente que lo contiene, tampoco.
Otro hecho importante a tener en cuenta: la mente genera pensamientos. Y los pensamientos generan emociones. Las emociones no se pueden controlar, se pueden reprimir, pero explotan por algún sitio. La única manera de poder controlar sus emociones es vigilando sus pensamientos. Por eso debe ser usted el que mande y no su mente. Ella es un espectacular copiloto, pero no sabe conducir.
Si tiene cualquier consulta o comentario sobre este tema, no dude en hacérmelo llegar.