Posts idioma original

Posts idioma original

Como ganar autoconfianza y seguridad en uno mismo.

La sociedad en que vivimos nos bombardea a diario con millones de mensajes, muchas veces contradictorios. Existe una publicidad creada específicamente para vendernos cursos online, coches, perfumes, desodorantes, tampones, pólizas de seguros y hasta laxantes, basándose en la premisa que incrementan la seguridad y la confianza.

La imagen que me viene a la cabeza es la de estar en medio de la carretera y encontrarme con señales hacia todas direcciones que indican el mismo destino. Y además un montón de gente que corre junto a mi coche gritándome que ellos tienen el verdadero camino hacia mi objetivo. ¿A quién hacerle caso?
Y lo peor es que yo mismo no tengo claro dónde voy. Bueno, sé que:
·         Quiero ser feliz.
·         Próspero
·         Saludable
·         Atractivo
·         Amado
·         Elogiado
·         XXXX
·         XXXX

Le he dejado un par de puntos extras sin rellenar para que usted pueda agregar sus propios objetivos. Los que he escrito yo, no están en orden de prioridades. Puede usted ordenarlos como quiera.
Es evidente que, para cualquier destino, en un mundo como el de hoy, es imprescindible tener una gran autoconfianza y seguridad en uno mismo. De lo contrario nos llevará la corriente hacia el resumidero donde van casi todos. Si usted quiere eso, por mí perfecto. Le obsequio con una frase que mi abuela tenía en su patio, pintada sobre un azulejo:


Ahora, si usted quiere llegar a un sitio distinto, hay dos cosas que no debe hacer:
La primera es obvia: no debe dejarse llevar por la corriente.
La segunda no tanto: no debe luchar contra la corriente.
¿?
Sí, sí.
Luchar contracorriente le agotará las fuerzas y no lo llevará a ningún sitio. Créame, yo lo he experimentado.
Entonces ¿qué?

¡Deténgase! Aunque la sociedad parezca empujarlo, no es necesario estar en permanente movimiento.
Ahora conteste estas dos preguntas:
1.       ¿Quién es usted? No se trata de poner su nombre, su sexo, ni a qué se dedica, ni siquiera a qué país pertenece.
2.       ¿Qué es lo que tiene? Y no me refiero a si posee bienes materiales. Me refiero a capacidades, talentos, inteligencia, imaginación.
¿Ya lo ha hecho?
Si a la primera pregunta usted contestó «un ser humano», ¡eureka! No esperaba menos de usted.
Efectivamente usted es un ser humano con todo lo que ello implica. Usted tiene el derecho de estar aquí, de recorrer su propio camino y de buscar su propia felicidad.
¿No está convencido?

Pues sepa, que nada en el universo existe sin una razón y si usted está vivo, es por algo. De lo contrario, ya no estaría. Por tanto, ya puede darse una palmadita en la espalda.
Vamos a la segunda pregunta. Usted tiene una serie de cualidades. Puede que sea bueno para los números, puede que tenga mucha imaginación, quizás sea muy voluntarioso, constante, trabajador, simpático… Usted sabe mejor que nadie los dones con los que vino al mundo.
¡Púlalos hasta que reluzcan!

El genial Michelangelo Buonarrotti que además de escultor fue pintor, arquitecto, urbanista, ingeniero y poeta, decía:
«¿Cómo puedo hacer una escultura? Simplemente retirando del bloque de mármol todo lo que no es necesario.»
«Cada bloque de piedra tiene una estatua en su interior y es la tarea del escultor descubrirla.»
Su tarea, mi estimado amigo es descubrir y extraer el David que hay dentro de su bloque de piedra.
Cuando usted descubra que es único, ganará autoconfianza y cuando comience a pulir sus habilidades, notará cómo brilla y la seguridad en sí mismo se irá a las nubes.
Bien, ahora la receta para llegar a destino.
Dije antes que usted no debe dejarse llevar por la corriente y tampoco luchar contra ella. En el primer caso usted irá a parar a un sitio que no quiere y en el segundo se agotará sin ir a ninguna parte.
¿Cuál es la solución?
Mirar al otro lado del río y fijar un punto al que quiera llegar, luego calcular la velocidad del agua y utilizar la fuerza de la corriente para llegar a ese punto que usted, NO EL SISTEMA, ha fijado.
¿No lo ha entendido?

Voy a intentar ser más claro utilizando un ejemplo:
A Ana le encanta organizar eventos, relacionarse con la gente, hablar con las personas e interesarse por ellas. Tiene una gran creatividad, es ordenada, metódica y perseverante. Al momento de elegir carrera se decidió por la Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas. Sin embargo, al acabar la carrera, solo consiguió trabajo limpiando habitaciones de hoteles y en una pastelería atendiendo al público. Es que Ana tenía que pagar el alquiler, la comida, la ropa… Aun así, se las ingenió para hacer un Master en Turismo y Hostelería, trabajando y yendo a la universidad al mismo tiempo. Como le gustaba escribir aceptó una columna en el diario de la universidad y también aceptó colaborar con uno de sus profesores en la corrección de los exámenes. A pesar del poco tiempo que le quedaba, se empeñó en practicar fotografía con los productos de la pastelería, ayudó a organizar eventos por los que no cobraba nada y se estudió los lugares turísticos de la ciudad y de la región. Hizo de guía a sus padres y amigos cuando fueron a visitarla y se apuntó a un curso de guía turística. Un día, un cliente de la pastelería se interesó por aquella jovencita tan amable, educada y despierta. Menuda fue su sorpresa cuando se enteró que toda una profesional universitaria estaba vendiendo pan, pasteles y café. Como él estaba iniciando una nueva empresa, le propuso trabajar algunas horas en su oficina. A las dos semanas surgió un evento en otro país que requería saber idiomas y Ana estaba capacitada para hacerlo. También le dieron el puesto de guía turístico, una empresa inglesa la contrató para corregir exámenes de postgrado y otra para escribir el contenido de su página web.
Ana podría haberse dejado llevar por la corriente y resignarse a que no encontraría trabajo de lo que ella había estudiado.

Ana podría haberse rebelado contra el mundo y haberse negado a un trabajo inferior.
¿Qué hizo Ana?
Aprovechó la corriente para remar hacia donde ella quería.
¡Y la historia acaba de empezar!
El nombre de la protagonista es ficticio y he evitado algunos detalles, pero la historia no es teórica.
¡Es un caso real!

¡Sea la mejor versión de sí mismo!